Chinese Christmas Cards

0
52

 

Por Marta Amorós

Optimismo y Frescura

En esta ocasión nos reunimos con el grupo Chinese Christmas Cards, la propuesta más optimista del pop electrónico emergente. Se trata de un dúo catalán formado por Mario Gutiérrez (voz y guitarra) y Joan Sala (producción y teclados). Se dieron a conocer en 2009 al ganar el concurso Levi´s Unfamous Music Awards, momento a partir del cual empiezan a aparecer en revistas especializadas como Mondosonoro, quien los coloca como Mejor Maqueta Nacional de ese mismo año. Más tarde tocan en salas reconocidas como Apolo o Razzmataz, y finalmente en octubre de 2011 publican su primer disco/ep titulado ‘Barcelona’ (Mushrooom Pillow).

A pesar de las etiquetas, el sonido de CCC aúna los estribillos pegadizos del pop con las bases electrónicas que, según Joan, “es lo que consigue que sean más bailables y despierte la atención de la gente”. A través de melodías alegres y directas crean una atmósfera de fantasía   que gusta. Sus canciones tienen un origen acústico con ritmos folk que son resultado de sus influencias anglosajonas, de ahí que elijan el inglés para las letras de sus canciones.

Este primer trabajo discográfico salva las distancias entre los comienzos del grupo que ha grabado canciones que ya son éxitos como ‘Welcome to life’ en la habitación de Joan con solo un micro. Según el grupo, “grabar en un estudio ha hecho posible potenciar y dar nueva forma al sonido de la maqueta pero sin perder la idea de las canciones”.

Una carta de presentación que incluye 6 temas sin ningún desperdicio, apenas 22 minutos que dejan con ganas de más. Nos explican que en realidad “es una toma de contacto para empezar a tocar por todos lados y ver la reacción de la gente”. Quizá el mayor atractivo sea que todas las canciones son destacables, han preferido no sobrecargar y quedarse con los temas imprescindibles; desde el bailable ‘Dreams’, canción de su primer videoclip que recrea un instituto al más puro estilo americano, a travesando el bosque con sonidos de pajaritos incluidos en ‘Forest’ hasta estribillos que se convierten en himnos como el de ‘Paperboy’.

Podemos definir la música de CCC como divertida y contagiosa, tiene una frescura que hace que muevas la cabeza de lado a lado cuando escuchas sus temas y te entren ganas bailar. Llenan ese vacío entre el pop comercial y la electrónica que atrae cada vez a más gente. Aunque no los conozcas, cuando entras a un pub y escuchas ‘Welcome to life’ no puedes evitar sonreír al escuchar el estribillo ‘…everithing is beautiful when we talk about life’.

 

Publicación : 10 de febrero de 2012

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here