Idealipsticks. «Surreal as reality»

0
80

 

Por Félix Blanco

 

Fui al encuentro de Idealipsticks con la nube de etiquetas que la crítica le ha puesto a su música flotando alrededor de mi cabeza. Pero no soy muy aficionado a las etiquetas, así que intenté disipar esa nube según me iba acercando a la terraza de la cafetería de Malasaña donde había quedado con ellos. Intenté quedarme solo con su música, la de su último disco, Surreal as reality, para poder desechar etiquetas superfluas y convencerme de que estaba caminando al encuentro de un grupo de rock. Así, sin más. Y eso fue lo que me encontré, un grupo de rock formado por Jave y Eva Ryjlen, dos personas encantadoras, dos consumados rockeros.

Mi primera pregunta, un poco por salir de dudas, fue por ahí, por saber qué opinan ellos de su sonido y qué cambios ven en su música a lo largo de su discografía. Jave respondió reivindicando su modo de hacer las cosas: “Hay una continuidad en el sonido de Idealipsticks porque hacemos lo que nos gusta”; Eva añadió: “Me parece un disco muy distinto a los anteriores, pero somos las mismas personas y mantenemos unas señas de identidad muy marcadas; escuchas nuestro último disco y suena a Idealipsticks, aunque estemos haciendo algo más blues o más garajero”. El truco para conservar esas señas de identidad está en componer por instinto, crear sin un plan predeterminado, dejando que las influencias se filtren de una manera natural. La cabeza se usa después de la grabación, para dar al disco el acabado final. Pero siempre buscando una estética propia, huyendo de las modas imperantes en la posproducción de la música mainstream. Jave lo deja claro: “si hiciéramos nuestra música desde la cabeza no haríamos rock en inglés”.

Para captar nuevos sonidos y nuevas influencias siguen bebiendo más en las fuentes del rock más clásico que en las actuales: “de repente puedes encontrar un músico de los cincuenta que suene totalmente actual” dice Eva, que también reconoce que les gusta escuchar a las bandas de rock y de pop nacionales, sobre todo a las que cantan en inglés, que tienen “muchísima calidad”. Les pido nombres: “Cycle, Neuman, Arizona Baby / Corizonas, Guadalupe Plata…” Aún así se quejan de la reducción que ha sufrido la escena musical española en inglés, sobre todo si la comparamos con la que había a finales de los noventa. Eva afina más y carga contra los prejuicios comerciales que frecuentemente se aducen cuando una banda cambia del inglés al español “para vender más”: “creo que eso es una estupidez, porque una persona puede comprar un disco en inglés de un grupo danés sin reparos, pero no uno de un grupo nacional ¿por qué? Creo que es un prejuicio inherente en nuestra cultura”. Para no perderme entre tantas referencias les pregunté por un grupo que esté siempre en sus discos y uno que haya estado especialmente en el último, la respuesta a la primera pregunta fue unánime: “de un modo u otro la Velvet Underground siempre está”; para la segunda: “quizás The Black Keys o Jack White, que también beben de nuestras mismas fuentes y sobre todo muchísimo blues, es lo que más hemos escuchado últimamente”. Ya que salió el tema, aproveché para preguntarles por la comparación con The White Stripes, relativamente frecuente. “Tienden a compararnos con dúos, por razones obvias, a veces sin mucha fortuna”, dice Jave, pero Eva añade: “las comparaciones con gente interesante siempre son buenas, peor sería que nos compararan con Pimpinela”. Para terminar la entrevista quise preguntarles por la situación de la música y en general de la cultura en España: “no es buena, pero la gente sigue reclamando cultura. Montamos el grupo en 2008, así que nos hemos comido la crisis entera. No hemos conocido la etapa pre-crisis.” Pero añaden: “Lo que sí hemos notado es una caída en el apoyo institucional, que es imprescindible y sí que existe en otros países”. Una reivindicación sin duda muy oportuna en un año con una intensidad política (y electoral) inusitada. Idealipsticks, como casi todos los españoles, perciben cierto ambiente de cambio. Supongo que, como todos, estarán pendientes de esa realidad, la política, que es tan surrealista como la que sugiere el título de su disco. En cualquier caso, venga lo que venga y pase lo que pase, esperan hacer una gira por salas a partir de otoño. Mucho antes, el 30 de mayo, tendrá lugar el concierto de presentación del disco en Madrid, un concierto que ellos esperan emocionados y que muchos no nos queremos perder.

 

Publicación : 20 de abril de 2015

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here