Iban Barrenetxea

0
162

Me ha llevado muchos años y muchos malos ratos descubrir qué es lo que soy. Para empezar, tal como dice un buen amigo, nací por error en Elgoibar en lugar de en la Inglaterra victoriana. No es una buena forma de empezar en la vida. Siempre me ha gustado leer, y en cuanto me di cuenta de que los libros no crecen en los árboles (bueno, lo cierto es que en cierta forma sí) me puse a escribir y a dibujar mis propias historias. Para mí no tiene ningún sentido definirme como “ilustrador” o “escritor”. No son más que palabras, y que conste que me encantan las palabras; me gustan tanto como me gusta la mina de grafito de mi lápiz. Pero para mí dibujar y escribir no son más que un medio para hacer lo que realmente me gusta: contar historias. No le encuentro ningún sentido a dibujar “un gato” sin antes preguntarme “quién es ese gato”. Así que en esas estoy, dibujando, a veces mis propias historias, a veces las de otros… pero siempre, siempre, preguntándome quién es ese maldito gato.

It has taken me many years and many bad times to discover what I am. To begin with, as a good friend says, I was born by mistake in Elgoibar instead of in the Victorian England. This is not a good way of beginning in life. I have always liked reading and, as soon as I realized that books do not grow in trees (well, in fact they do in a way), I started writing and drawing my own stories. For me it makes no sense to define myself as “an illustrator” or “a writer”. These are only words, and let me assure I love words; I like them as much as I like the graphite core of my pencil. But for me, drawing and writing are just a mean to do what I really like: telling stories. I do not find any sense to draw “a cat” without previously asking myself “who is this cat?”. So, that’s how I am, drawing, sometimes my own stories, sometimes somebody else’s… but always, always, asking myself who that damned cat is.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here