EL COLOR PÚRPURA

0
143

El color púrpura, libro que hoy traigo a Opticks, fue publicado en España el año 1985 por la editorial Plaza & Janés. Su autora, que recibió por esta obra en 1983 el Premio Pulitzer, es la escritora afroamericana Alice Walker.
El color púrpura, novela epistolar bastante breve, sólo 190 páginas, resulta en especial interesante por el argumento y el modo como está desarrollado: mediante cartas que Celie, la protagonista principal, escribe a partir de los 14 años primero a Dios y después a su hermana Nettie.
Querido Dios:
Tengo 14 años. Soy. He sido siempre buena. Se me ocurre que, a lo mejor, podrías hacerme alguna señal que me aclare lo que me está pasando.
Esa forma ingenua de expresarse atrapa al lector que, poco a poco, se va adentrando en la vida de una niña maltratada, violada por el que ella cree su padre, madre de dos niños de los que piensa él se ha deshecho, vendida en matrimonio a cambio de una vaca, que acepta la situación de maltrato sin rebelarse porque siempre fue así y porque ella como persona no vale nada.
El carácter de Nettie, a la que desde el primer momento Celie intenta proteger de los abusos, es diferente. Estudiosa y segura de sí misma, termina como misionera en África, acompañando a un matrimonio que se traslada a ese continente con la finalidad de colaborar en el desarrollo cultural y social de los habitantes de una determinada tribu, los olinkas.
La vida de Celie da un giro total cuando su marido recoge en la casa a una antigua novia muy enferma, Shug, cantante famosa a la que Celie admira por su belleza, sus vestidos y su éxito.
Los cuidados de Celie hacen que Shug se recupere, convirtiéndose en amiga y consejera de su cuidadora, ayudándole a descubrir lo que vale e impulsándola a rebelarse contra todos los que pretenden humillarla.
Paralelamente, la vida de Nettie en África muestra también la prominencia del hombre sobre la mujer y la dificultad que existe para cambiar comportamientos heredados de siglos. Los olinkas no creen que se deba educar a las niñas. Cuando pregunté a una madre por qué pensaba así, me dijo: Una mujer no es nada por sí misma. Sólo por su marido puede ser algo. ¿Y qué puede ser?, le pregunté. La madre de sus hijos.
La historia de estas personas se desarrolla a lo largo de treinta años, en los que se nos muestra la discriminación de la población negra tanto en Estados Unidos como en África. Tampoco se oculta el comportamiento de muchos hombres negros respecto a las mujeres (Alice Walker se considera feminista), la violencia ejercida sobre ellas y la ocultación de todos sus derechos.
El color púrpura, ese color del que aspira a rodearse Celie copiado de los vestidos de Shug, tan distintos de la oscuridad y pobreza de los suyos, es un libro original, muy bien escrito y de gran dureza, por las enormes dificultades con las que se encuentran muchos de los protagonistas.
Sin embargo, son más los aspectos positivos y esperanzadores que podemos encontrar en sus páginas. Por ejemplo, la amistad generosa y transformadora entre Celie y Shug, la capacidad de perdonar de Celie, el cariño entre las dos hermanas y, sobre todo, el camino que recorre Celie hasta alcanzar la libertad exterior e interior.
En el año 1985, Steven Spielberg dirigió la adaptación cinematográfica de El color púrpura, mediante un guión que la misma Alice Walker se encargó de realizar. En el 2005, con dicho guión, se estrenó en Broadway el musical correspondiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here