FLORES PARA LA SEÑORA HARRIS

0
261

Tras la lectura de No, mamá, no me prometí a mí misma que buscaría algún otro libro publicado por Alba Editorial en su colección Rara Avis. Como en estos momentos mi estado físico y emocional se asemeja bastante al epidemiológico, económico, político y social del país, decidí hacerme con una obra que no contribuyese a agravarlo.
Debo confesar que acerté de pleno, porque las 168 páginas de Flores para la señora Harris, que el autor norteamericano Paul Gallico escribió en 1958 y que Alba Editorial en su colección Rara Avis tuvo a bien reeditar el año 2017, tienen tantas y tan valiosas cualidades que es difícil no rendirse a su encanto y apartar, al menos durante el tiempo que dura ese influjo, las tristezas y las dificultades.
La señora Harris es una viuda de alrededor de 60 años que se dedica a limpiar las casas de londinenses que pertenecen casi todos ellos a la alta sociedad. Esta peculiar señora de la limpieza disfruta haciendo bien su trabajo; por lo que los lugares de los que se ocupa recuperan, tras pasar por sus hábiles manos, la pulcritud, el orden y la belleza.
La belleza es algo que atrae de manera especial a la señora Harris y un modo de obtenerla es adornando con plantas florecidas el semisótano en el que vive; está orgullosa de sus geranios.
Un día, en una de las casas que limpia, descubre casualmente en un armario abierto un tipo de belleza que la deja extasiada: la que contienen los tejidos, colores y formas de dos maravillosos vestidos de Christian Dior. Desde ese momento, todos los esfuerzos de la señora Harris se centran en lograr el dinero necesario para poder comprar un vestido del famoso modisto parisino.
El libro, contado en tercera persona y lleno de brillantes y ágiles diálogos, se inicia cuando la señora Harris, tras varias peripecias y muchas privaciones, ha logrado reunir el dinero suficiente que le permita viajar a París y comprar su ansiado vestido.
La mujer menuda y delgada de mejillas sonrosadas, cabello canoso y ojos sagaces, casi traviesos, tenía la cara apoyada en una ventanilla del avión…, en el vuelo matutino de Londres a París…Sentía la felicidad de quien sabe que al fin se ha embarcado en una aventura al final de la cual le aguarda lo que más desea.
La posibilidad de conseguir un sueño y el esfuerzo realizado hasta alcanzarlo; la personalidad de la protagonista de la historia, caracterizada por su honradez, sencillez y mentalidad práctica, lo que no impide el deseo de poseer un vestido, que nunca se pondrá, pero que guardará como un tesoro para disfrutar cada día en la contemplación de su belleza, hace que algunas personas con las que se encuentra en la casa Dior se contagien del entusiasmo de la mujer de la limpieza londinense y las más cercanas, al participar en la consecución de ese utópico sueño, vean transformadas sus vidas para bien.
Flores para la señora Harris de Paul Gallico es un libro amable, muy bien escrito, que presenta una determinada realidad social característica de una época concreta, profundiza en la psicología de los personajes que aparecen, se recrea en las descripciones: la casa Dior, el mercado de las flores de París…; y hace sobresalir de manera notable a una mujer muy especial que emociona, hace reír y hasta reconcilia con el presente.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here