NORMAS DE CORTESÍA

0
142

De nuevo traigo a Opticks el primer libro de un autor hasta ahora para mí desconocido. El libro, una novela, se titula Normas de cortesía, lo publicó en el año 2019 la editorial Salamandra y el autor es el norteamericano Amor Towles.

La noche del 4 de octubre de 1966, Val y yo, ambos ya hacia el final de la madurez, asistimos a la inauguración  en el Museo de Arte Moderno de “Muchos son los llamados”, la primera exposición de los retratos que Walker Evans tomó a finales de los años 30 en el metro de Nueva York con una cámara oculta.

Así empieza el prólogo de Normas de cortesía. En él, Katey Kontent, que después descubriremos es la narradora y principal protagonista, mientras contempla los retratos, realiza un análisis histórico y sociológico de las situaciones que a su parecer reflejan las imágenes, a la vez que observa con espíritu crítico a los visitantes de la exposición.

A lo largo del recorrido, Katey descubre dos fotografías diferentes de un joven al que conoció en 1937; en una de ellas va muy bien vestido, pero no parece feliz. En la otra, yendo sin afeitar y desaliñado, transmite optimismo. Con ambas fotografías como estímulo, Katey retrocede a 1937 e inicia el relato cuyo escenario es la ciudad de Nueva York.

En la Nochevieja de 1937, Katey Kontent, una joven que trabaja como mecanógrafa en un bufete de abogados y su amiga y compañera de pensión Eve Ross salen de fiesta con muy poco dinero en el bolsillo. Mientras escuchan jazz y Eve flirtea con los músicos en un bar que suelen frecuentar, entra en el local Tinker Grey, un guapo joven elegantemente vestido de los que no suelen verse por allí. Debido a una serie de circunstancias, los tres entablan conversación y terminan celebrando juntos el fin de año en Washington Square.

Pronto descubrimos que Katey es una joven con valores arraigados que le transmitió su padre, un inmigrante ruso; responsable, segura de sí misma, también es una gran lectora. Por el contrario, la principal aspiración de Eve consiste en disfrutar todo lo posible de la vida sin que nadie pueda controlarla.

A ese primer encuentro entre los tres jóvenes suceden otros en lugares selectos frecuentados por Tinker, que introduce a las chicas en su círculo de amistades, lo que da pie a la protagonista para hacer un estudio comparativo de los lugares, las personas y los hábitos de las clases altas y las medias en Nueva York en esos años.

Por esto último podemos afirmar que Normas de cortesía es una novela costumbrista. Las descripciones de Katey son minuciosas, objetivas y literarias cuando se ayuda de alguno de los libros que está leyendo. Entre esos libros se encuentra uno propiedad de Tinker que contiene 110 normas de cortesía para la moral y los buenos modales recopiladas por George Washington.

Normas de cortesía que, como hemos visto, sirven de título a la novela de Amor Towles y, al mismo tiempo, de apoyo a Katey para  mostrar la frivolidad y la hipocresía de una parte de la alta sociedad que las respeta sólo en lo que se refiere a la apariencia.

Tratándose de su primer libro, podemos afirmar que Amor Towles consigue el propósito de interesar al lector con esta obra amena, bien redactada y amable que presenta una época y una ciudad concreta, aunque en ella destaquen, sobre todo, junto a la perfección de la protagonista, las situaciones con más “glamour”.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here