TERRA ALTA. INDEPENDENCIA

0
59

La pasada semana leí dos libros de Javier Cercas: Terra Alta, con el que obtuvo el Premio Planeta 2019, e Independencia que acaba de publicar en la Editorial Tusquets.

También he leído algunas de las entrevistas que ha ido concediendo con motivo de ambas publicaciones. Insiste en que no escribió Terra Alta para el Planeta, sino porque la situación política y social de Cataluña le afectó tanto que necesitaba poner ese malestar por escrito. “En esta novela está lo más íntimo, lo que no sé decir de otra manera. Hablo de cosas que nunca había tratado y que me preocupan mucho: la ley, la legitimidad de la justicia, la venganza”.

El protagonista de Terra Alta es un policía, en concreto un mozo de escuadra, Melchor Marín.

Melchor Marín no es un mozo de escuadra cualquiera, Javier Cercas lo identifica  como el que abatió a los cuatro terroristas de Cambrils, un hecho que le hace ser conocido y admirado entre sus compañeros, pero del que no se enorgullece en absoluto y no desea publicitar.

La estructura de Terra Alta no es lineal, alternándose con la investigación de las torturas y el asesin

ato del acaudalado matrimonio y de la criada, que lleva a cabo un conjunto de policías perfectamente caracterizados, con alguna referencia al referéndum ilegal, está la historia de Melchor a la que me he referido antes, adornada con citas y menciones de los libros que va leyendo y encuadrada en una cuidada y bien documentada recreación histórica y geográfica del pueblo (fue escenario de la batalla del Ebro que recuerdan los viejos en sus tertulias) y de la ciudad de Barcelona en los tiempos actuales.

Mientras que Terra Alta se centra en el pasado y el presente, Javier Cercas sitúa Independencia en el futuro con el mismo protagonista, Melchor Marín, secundado por muchos de los personajes ya conocidos, a los que se añaden otros nuevos, varios de ellos pertenecientes a la política y la alta burguesía barcelonesa, lo que le permite al autor realizar una crítica feroz.

Desde la publicación de Terra Alta la situación en Cataluña se ha enrarecido aún más, Javier Cercas vive ese desgarro y vierte en su nueva novela toda su decepción y su rabia; lo explica en una de las entrevistas: “La rabia, el odio, la furia…, la literatura me permite sacar todo esto, formalizarlo, porque si no… Me pregunto dónde mete la gente la furia. Yo, en las novelas”.

En Independencia estamos en el año 2025, el procés quedó atrás y las alusiones a la independencia se concretan en una frase que se repite en el relato: “El catalán que no quiere la independencia no tiene corazón; el que la quiere no tiene cabeza”.

Melchor vive en Gandesa con Cosette y se plantea abandonar el cuerpo para ser bibliotecario como lo era su mujer y conseguir la tranquilidad que no tiene. Entonces recibe la visita del inspector Blai, su antiguo jefe, que le pide vuelva a Barcelona y le ayude a investigar el chantaje que le están haciendo a la alcaldesa, a la que exigen el pago de trescientos mil euros a cambio de no sacar a la luz un vídeo sexual de su época juvenil.

Melchor acepta el encargo y descubre la hipocresía y el comportamiento teatral de la mujer que ha cambiado por completo de ideología porque, según afirma uno de sus compañeros: “Tiene menos convicciones que un mosquito; en lo único que cree es en acumular poder”.

Avanzando en la investigación, tampoco salen bien parados los que rodean a la alcaldesa: su ex marido, su teniente de alcalde, el jefe de la policía municipal (Hematomas).

El teniente de alcalde justifica sus acciones apoyándose en Moliere: “Él dice que el bien público exige que se traicione, que se mienta y que se asesine, y que por eso la política tiene que estar en manos de la gente más fuerte y con menos escrúpulos.

De nuevo aquí la narración no es del todo lineal; en el capítulo 2 aparece el testimonio, completado al final de la obra, de uno de los posibles implicados en la extorsión a la alcaldesa, hijo de un sindicalista acusado de utilizar las conocidas tarjetas fantasma, que relata sus siniestras andanzas con tres compañeros de Esade: “La escuela de negocios adonde la élite catalana manda a sus cachorros para que aprendan cómo se hace el dinero”.

Sorprende también y es original que el mismo Javier Cercas, junto con Terra Alta, aparezca citado por otros personajes que preguntan a Melchor si ha leído el libro y si lo que cuenta se refiere a él.

Con aún más intensidad que en Terra Alta, se destacan en Independencia la justicia y la venganza, a las que aludía el autor al referirse a su anterior novela.

Lo que quizá nos permita intuir por dónde irán los argumentos de las próximas entregas que ha de protagonizar Melchor Marín, la primera de las cuales Javier Cercas asegura tener bastante adelantada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here