UN CAMBIO DE VERDAD

0
95

Desde un pequeño pueblo de La Mancha rodeado de viñas y después de largas conversaciones con personas que aman esta tierra, se comprende mejor la búsqueda de las raíces maternas y la reivindicación de un determinado tipo de vida; motivaciones que subyacen tras el libro que hoy traigo a Opticks. Su título es Un cambio de verdad, su autor Gabi Martínez y fue publicado el año 2020 por la editorial Seix Barral.

Gabi Martínez inicia su libro en invierno, cuando decide viajar a una zona de Extremadura, “La Siberia”, tierra de pastores, donde nació su madre, Eloísa, e instalarse allí de manera precaria para cuidar un rebaño de ovejas, tarea que ella realizó siendo niña antes de que el abuelo, buscando mejorar las condiciones de vida familiares, emigrase a Barcelona, ciudad en la que en 1971 nació él.

El libro es un canto de amor a la madre, con la que se comunica a menudo, intercambiando opiniones relacionadas con lo que Eloísa recuerda y Gabi  descubre sobre el terreno conforme pasan los días y las experiencias se multiplican. Una madre que no desea volver al pueblo de su infancia; evita así que los inevitables cambios que habrá experimentado alteren la pureza de las imágenes que, aquellos que hemos nacido en un pueblo, solemos conservar más en el corazón que en la retina.

Gabi Martínez se integra en el paisaje desde abajo, viviendo al lado del rebaño como vivieron los antiguos pastores, y hablando con los nuevos: Juan Alfredo, de cuyas ovejas cuida, y Miguel, combativo ecologista obstinado en recuperar las ovejas merinas de color negro.

Las inquietudes de estas personas y otras muchas, su respeto por la naturaleza y lo que nos  ofrece, su lucha contra los prejuicios y la burocracia ocupan bastantes páginas de una obra que, en parte, puede calificarse de didáctica, ya que, conforme avanza la lectura, el autor va citando, a la vez que describe, gran variedad de aves y animales diversos, de plantas, de pueblos, de montañas, de embalses, de riachuelos, de comidas…; Al mismo tiempo muestra costumbres, ancestrales o no; tradiciones, ritos y trabajos asociados al cuidado de los animales y al cultivo de los campos.

Además de didáctica, Un cambio de verdad es una obra llena de poesía en las descripciones y en los sentimientos:”Ya es verano, los pastos han cambiado de color pero aún pienso cada día en la luz… Es ahora cuando entiendo que el deslumbramiento empezó con mi madre. Ella fue quien me enseñó que hay tanto color como seas capaz de ver”.

Didáctica, poesía y también crítica perfectamente fundamentada que surge de la indignación y la impotencia ante hechos que atentan contra la naturaleza y el equilibrio que debe sustentarla o que complican su cuidado: la injusticia o desconocimiento del medio natural al otorgar determinadas subvenciones, los grandes latifundios, la ominosa y proverbial burocracia española que dificulta y pone trabas a cualquier clase de innovación, la multitud de planes y proyectos que nunca llegan a ejecutarse, el olvido de seres tan excepcionales como Félix Rodríguez de la Fuente al que se refiere con admiración a lo largo del libro.

Con ser estos tres apartado muy importantes, me ha impresionado de forma especial la relación de Gabi con su madre, su modelo de vida, que le lleva a amar la tierra en la que ella creció y a implicarse en la conservación y el desarrollo del medio natural en general.

Un amor y unos valores que él desea transmitir a su hijo de 13 años, Gael, para lo que ambos viajan en el verano a la comarca, se alojan con la precariedad ya conocida y el muchacho descubre al lado de su padre una parte de aquello que la abuela vivió.

“Estos días leo poco, escribo menos y me he dedicado a caminar y regar con Gael. Alimentando pollos y cuidando ovejas nos sentimos vivos, valiosos. Olemos como los animales. Siento algo que es más grande que nosotros y que este olor no nos abandonará jamás… Me pregunto cómo recordará mi hijo estos días, en unos años… La impresión de la dehesa y la estepa. La primera vez que oyes cantar a un autillo. El olor de la lana que cubre a una oveja viva. Tu padre con garrota en el paramo… Creo que la memoria mantiene frescos los momentos calientes, sabe seleccionar por ti. A ella me confío”.  

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here