PABLO MILANÉS

0
126

El martes, 22 de noviembre, murió en Madrid Pablo Milanés.

Pablo Milanés, cantautor cubano, fundador de la Nueva Trova que junto con Silvio Rodríguez renovó la música popular de su país.

Amo esta isla, soy del Caribe.

Jamás podría pisar tierra firme

porque me inhibe.

Pablo Milanés había nacido en 1943, era muy joven cuando Fidel Castro inició la revolución, y se adhirió a ella y a su creador con entusiasmo.

Si el poeta eres tú

como dijo el poeta,

y el que ha tumbado estrellas

en mil noches

de lluvias coloridas eres tú,

qué tengo yo que hablarte, comandante.

Después… Estoy pensando en todos los cubanos para los que ese “después” trajo consigo la amargura de una profunda decepción. Pablo Milanés fue uno de ellos porque era un idealista, un soñador, un poeta, un trovador enamorado de su tierra y de sus gentes.

La vida no vale nada si no es para perecer

porque otros puedan tener

lo que uno disfruta y ama.

La vida no vale nada si yo me quedo sentado

después que he visto y soñado

que en todas partes me llaman.

La vida no vale nada si tengo que posponer

otro minuto de ser y morirme en una cama.

La vida no vale nada si en fin lo que me rodea

no puedo cambiar cual fuera lo que tengo y que me ampara.

Y por eso para mí

la vida no vale nada.

Ésa es la faceta que quiero resaltar en este pequeño homenaje a un hombre bueno que acompaña a menudo con su música y sus palabras muchas de mis nostalgias otoñales.

¿Dónde estarán los amigos de ayer,

el hombre fiel que siempre dije amar?

¿Dónde andarán mi casa y su lugar,

mi carro de jugar,

mi calle de correr?

¿Dónde andarán el chico que me amó,

el rincón que escondió

mis secretos de ayer.

¿Dónde estarán? A un lado de mi piel

los guardo bien

y a veces brotarán,

y endulzarán un brusco acontecer,

llenándome de miel que muchos libarán,

me lanzarán al viento

y a mi tiempo me retornarán.

Cuánto gané, cuánto perdí,

cuánto de niña perdí,

cuánto de grande logré,

qué es lo que me ha hecho feliz,

qué cosa me ha de doler.

Si era vivir la infancia

con el ansia de todo saber,

pues al saberlo todo y con nostalgia

ver lo que se fue.

Es preciso constatar que son muchas las canciones de Pablo Milanés que varias generaciones de jóvenes cubanos, latinoamericanos y españoles convirtieron en himnos. Una de ellas fue la dedicada a Chile tras la muerte de Salvador Allende.

Yo pisaré las calles nuevamente

de lo que fue Santiago ensangrentada,

y en una hermosa plaza liberada

me detendré a llorar por los ausentes.

Más temprano que tarde sin reposo

retornarán los libros, las canciones

que quemaron las manos asesinas.

Renacerá mi pueblo de su ruina

y pagarán su culpa los traidores.

Una canción emblemática que en los tiempos actuales puede aplicarse por desgracia a demasiadas ciudades del mundo. Kiev es la más cercana a nosotros. Teherán y la Habana quedan más lejos.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here