PONTE EN MI LUGAR

0
368

El libro de hoy, destinado a niños a partir de 3 años, se titula Ponte en mi lugar, lo edita NubeOcho, escribe la historia que contiene Susana Isern e ilustra dicha historia Mylène Rigaudie.

A Susana Isern ya la presenté a los lectores de Opticks el pasado 29 de enero cuando hablé de su libro, Los intrusos.

Mylène Rigaudie es una ilustradora francesa que ama el campo y los animales. En sus ilustraciones destacan los pequeños detalles que dan intensidad y vivacidad a las distintas historias que ilustra.

En este caso, la historia tiene como principal protagonista a Grillo, que sale a pasear muy contento porque ha llegado la primavera y tiene ganas de ver a sus amigos.

A la primera que encuentra en el paseo es a su vecina Mariquita. La ve atareada buscando entre las piedras uno de sus lunares que ha perdido. A Grillo le parece que esa pérdida no tiene importancia y prosigue su paseo sin alterarse.

En segundo lugar, encuentra a Abeja. Está intentando librar una de sus alas del hilo de pescar con el que se ha enredado. Tampoco esta vez Grillo da importancia al problema de su amiga.

En tercer lugar, ha de escuchar las quejas de Araña que se ha quedado sin hilos de seda para tejer sus telas. Una cuestión que sigue pareciendo poco importante a Grillo.

En cuarto lugar, es Ciempiés el que se lamenta porque no puede fabricar sus zapatos. En la actitud habitual, Grillo pasa de largo y vuelve a casa pensando que sus amigos parecen muy raros.

Ya en casa, decide tocar un rato su violín, las cuerdas se rompen porque se oxidaron durante el invierno. Se desespera buscando unas cuerdas nuevas y Pulga comenta que importa poco si toca el violín o no.

-¡Ponte en mi lugar! -dice enfadado Grillo.

Entonces comprende que él no se ha puesto esa mañana en el lugar de ninguno de sus amigos.

Cuando ha decidido buscarlos para disculparse, llegan los cuatro, que han solucionado entre todos los problemas de cada uno y ahora conseguirán, también entre todos, que Grillo tenga unas cuerdas nuevas.

La historia termina con una gran fiesta amenizada por el violín de Grillo.

En la línea del resto de las historias dedicadas al público infantil que voy conociendo últimamente, Ponte en mi lugar contiene una sencilla y significativa enseñanza moral: la necesidad de la empatía, de ponerse en el lugar del otro e interesarse por sus problemas, dejando a un lado los propios.

Unos problemas que, con la ayuda de todos, tendrán siempre una solución satisfactoria.

Son historias muy bien ilustradas con mensajes claros y finales felices que pueden servir de gran ayuda a padres y maestros, convirtiéndose para ellos en instrumentos educativos valiosos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here