EL ABUELO QUE VOLVIÓ PARA SALVAR EL MUNDO

0
333

Hace bastantes años, en el 2012, escribí en Opticks la reseña de un libro de Jonas Jonasson titulado El abuelo que saltó por la ventana y se largó. Aquel libro, primera novela del autor sueco, tuvo un gran éxito y a mí, que suelo tomarme la vida bastante en serio, me agradó y divirtió a la vez por lo estrambótico del personaje central, Allan Karlsonn, huido de la residencia de ancianos en la que vivía, lo disparatado de las aventuras en las que intervino y porque me gusta la historia, y el escritor, valiéndose de ese personaje, realizaba un detallado, humorístico y, a la vez, crítico examen de los acontecimientos más importantes acaecidos a lo largo del siglo XX, así como de sus principales protagonistas.
En el 2014, también en Opticks, hablé de otro libro de Jonas Jonasson, La analfabeta que era un genio de los números. Aquí la protagonista era una niña negra de 14 años, Nombeko Mayeki, que residía en el gueto de Soweto en Sudáfrica en pleno apartheid. De nuevo en el relato tenía mucha importancia la historia del mundo, en ese caso a partir del año 1960; y de nuevo, al igual que en el libro anterior, el humor y la crítica se unían analizando con notable agudeza personajes y acontecimientos.
Supongo que el éxito obtenido por las obras citadas condujo a Jonas Jonasson a escribir la que hoy, recién empezado el 2020, traigo a Opticks. Se titula El abuelo que volvió para salvar el mundo. La curiosidad me impulsó a su lectura, a ver de qué artimañas se valía en esta ocasión el autor para influir, mediante la ironía y la burla, en el complicado panorama mundial.
Como su nombre indica, en la novela el escritor recupera al famoso abuelo, que ha cumplido ya 101 años, pero continúa tan activo y aventurero como siempre. Al abuelo le acompaña su buen amigo Julius, algo más joven y con menos gusto por las aventuras y el riesgo.
Fiel a la estrategia utilizada en los libros anteriores y, a mi parecer, pretendiendo revivir el extraordinario éxito que obtuvo con el primero, Jonas Jonasson se vale de conflictos actuales e  implica en ellos a los conocidos personajes. Por ejemplo, la fabricación de armas nucleares en Corea del Norte y la obtención de minerales africanos necesarios en dicha fabricación, la corrupción que existe en países de todos los continentes, el sistema represivo norcoreano, la intervención apaciguadora de Angela Merkel y hasta el Brexit.
Algunos de los líderes mundiales que intervienen en esos conflictos: Kim Jong-un, Donald Trump o Putin, no necesitan demasiado tratamiento para resultar esperpénticos en sus distintas y peligrosas paranoias; aún así, el escritor exagera y ridiculiza su forma de actuar con el objetivo de provocar en el lector la sonrisa e, incluso, la carcajada.
El problema, siempre a mi parecer, es que en este libro no interviene ya el factor sorpresa que acompañó al primero: conoces la personalidad y el modo de reaccionar de los ancianos protagonistas. No sólo eso, si te interesa lo que ocurre en el mundo, no te son ajenos los hechos descritos y tampoco la manera de ser y de opinar de los altos mandatarios mundiales, cuyos comportamientos, a tenor de los resultados que los medios de comunicación nos muestran, tienen muy poco de divertidos.
En resumen, El abuelo que volvió para salvar el mundo creo que no cumple las expectativas de su autor, si es que pretendía conseguir gracias a esta novela un éxito similar al obtenido. Se queda en el intento, al menos para mí que leí con agrado e interés las anteriormente comentadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here