VOLVER A CASA

0
173

Hoy traigo a Opticks el primer libro escrito por Yaa Gyasi, una joven autora nacida en Ghana, que llegó a Estados Unidos junto a su familia con dos años. Criada y educada en ese país, Volver a casa, publicado en España por la editorial Salamandra en el 2017, supone un reencuentro con el territorio en el que nació, a través de la historia de Effia y Esi, dos hermanas de madre, con padres de distintas etnias, que fueron separadas de manera traumática en el momento de su nacimiento.
Las hermanas separadas son como una mujer y su reflejo, condenadas a vivir en lados opuestos de un mismo estanque.
El relato se inicia a mediados del siglo XIX, cuando el comercio de esclavos que se disputan ingleses, holandeses, portugueses y hasta piratas, estaba en pleno auge. En dicho comercio, no sólo intervienen los europeos, en este caso los ingleses que, desde una fortaleza de la costa, castillo de Costa del Cabo, controlan algunas de las rutas que trasladan a las personas capturadas a Europa; también juegan un papel muy importante las tribus africanas aliadas con los blancos, proporcionando a éstos hombres y mujeres de tribus enemigas, a las que vencen en sus enfrentamientos.
En la novela, Effia pertenece a la tribu aliada de los ingleses, los fante, se casa con el gobernador del castillo y vive en él. Mientras que Esi, de la tribu de los asante, está prisionera en las mazmorras de ese castillo, junto a un numeroso grupo de mujeres, recluidas en condiciones infrahumanas, en espera del momento en que serán vendidas como esclavas.
A través de los descendientes de Esi, esclava en Estados Unidos, vamos conociendo todas las penurias que sufrió la población negra a lo largo de casi tres siglos: la vida en las plantaciones de algodón, la guerra de Secesión y la libertad de los esclavos que no fue tal, los trabajos forzados en las minas, la discriminación por el color de la piel, los disturbios raciales, Harlem y la lucha por la supervivencia, el refugio que proporciona la heroína a jóvenes que han perdido la esperanza e, incluso, los problemas de convivencia en las universidades y la llamada “discriminación positiva” en pleno siglo XXI.
Con los descendientes de Effia, que permanecen en África, conocemos la magia, los ritos y las costumbres de los africanos, la llegada de los misioneros, los inicios de la independencia de la Costa del Oro y el nacimiento de la Ghana actual, en la que Yaw, uno de esos descendientes, profesor de historia en una escuela católica, dice: Creemos al que tiene el poder. Él es quien consigue escribir su historia. ¿De quién es la versión que no me han contado? ¿Qué voz fue silenciada para que ésta se oyese?
Al parecer, recuperar las voces silenciadas, es lo que Yaa Gyasi ha pretendido hacer con este libro. Partiendo de una cuidada documentación, muestra la dureza de una realidad histórica traumática y el esfuerzo de gran cantidad de seres humanos para llegar a ser considerados como tales, con sus obligaciones y derechos.
En ese camino hacia la libertad, Yaa Gyasi no omite la responsabilidad de los africanos aliados de los blancos ni la injusticia de muchas de sus tradiciones.
Volver a casa no es un libro extenso, tiene sólo 376 páginas. Quizá por esa razón, al pretender la autora resumir en él casi tres siglos de penalidades, en ocasiones puede adolecer de cierta improvisación y ruptura repentina al pasar de unos personajes a otros.
De todas formas, Volver a casa de Yaa Gyasi, es una obra muy recomendable que, al comparar las vidas de dos familias con el mismo origen y distintas trayectorias vitales, presenta la conocida historia de la esclavitud desde una perspectiva diferente y enriquecedora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here