EL HIJO DEL CHOFER

0
163

El libro de esta semana se titula El hijo del chofer, su autor es Jordi Amat y ha sido publicado por la editorial Tusquets.

Pla agoniza en el dormitorio del Mas Pla de Llofriu, aquella casa donde Quintà pasó horas de su infancia y juventud, donde su padre –un simple comercial del textil- conoció a la élite catalana de su tiempo.

Alfons Quintà (1943-2016) era hijo de Josep Quintà que fue chofer de Josep Plà hasta la muerte del escritor. Al ser Plà una figura respetada y admirada dentro de la literatura catalana, a su alrededor solía congregarse un conglomerado de personas pertenecientes a la élite del territorio. Josep Quintà acostumbraba a asistir a esas reuniones y algunas veces lo hacía acompañado de su hijo, un niño inteligente que iba comprendiendo hasta qué punto les interesaba el poder a los asistentes a dichas reuniones y todo lo que estaban dispuestos a hacer para obtenerlo.

El hijo del chofer gira en torno a la figura de ese niño, un mal estudiante que aprobaba gracias a los contactos que mantenía su padre, que no le perdonó que los abandonase, a él y a su madre, para irse con otra mujer y que se convirtió después, durante la Transición, en un periodista de enorme prestigio, siendo el primer delegado en Cataluña del diario El País, desde donde destapó el caso Banca Catalana, y el primer director de TV3, ente televisivo que ayudo a crear.

La biografía de este periodista, llena de claroscuros inquietantes y con un final trágico, le sirve a Jordi Amat para, partiendo de los últimos años de la dictadura franquista, realizar una crónica directa, objetiva y apuntalada a la perfección con multitud de datos, de lo que significaron y significan las luchas por el poder político, económico, mediático y hasta judicial en Cataluña, aunque las ramificaciones de las mismas alcanzan también a importantes figuras y entidades del resto de España.

Tanto la objetividad del autor al relatar los hechos, como los datos en los que los sustenta, hacen de El hijo del chofer un libro imprescindible para conocer (y entender) algunos vericuetos por donde transitó y transita la historia de nuestro país y en especial de Cataluña, ya que la mayor parte de los personajes que aparecen son catalanes.

Se trataba de buscar la verdad oscura que el poder esconde para perpetuarse. Intentar encontrarla es experimentar el riesgo traumático y redentor de la libertad.

Al contrario de lo que podría suponerse por lo intrincado del tema, El hijo del chofer no es un libro aburrido ni pesado, se lee como una novela, un thriller  político que deja al terminar la lectura un regusto amargo, por muchas y muy variadas razones que el lector encontrará en sus páginas, entre ellas, que la forma de actuar de esas gentes, y en bastantes casos esas gentes mismas, las encontramos todos los días en los medios de comunicación actuales.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here