Hugo Pratt, una cita pendiente

0
344

En ocasiones, lo primero que te atrae de un libro es la impresión: cómo está encuadernado, el dibujo de la portada, la categoría del papel… En este caso, también el texto reproducido en la faja que abraza la obra. “Mi padre tenía razón: encontré mi isla del tesoro. La encontré en mi mundo interior, en la gente que conocí, en mi trabajo: pasar la vida al lado de un mundo imaginario fue mi isla del tesoro”.

Quien habla así es Hugo Pratt y el título del libro al que me refiero, que acaba de editar la editorial Confluencias, es Hugo Pratt, una cita pendiente. Viaje por los Mares del Sur.

Primorosamente editada, con dibujos, historietas, mapas, acuarelas y fotografías acompañando a los distintos textos, la obra se inicia con la presentación que hace de la misma Paco Linares Micó, director de la Colección Hugo Pratt en la editorial citada; el prólogo de Patricia Zanotti, amiga y albacea del autor; y una introducción del dibujante Juan Díaz Canales, que junto con el también dibujante Rubén Pellejero, ha puesto de nuevo al alcance de sus admiradores, con la publicación de varios álbumes, al personaje creado por Hugo Pratt, Corto Maltés.

Explica Paco Linares que este  libro se publicó en Italia en 1994 y enseguida fue precisa una segunda edición. En 1995, coincidiendo con la muerte del autor, se tradujo al francés. Agotadas las ediciones, durante años se convirtió en un valioso objeto de coleccionismo.

En 2017 los responsables de la colección Hugo Pratt proyectaron reeditarlo para el público hispanohablante y pusieron todo el interés y el cuidado posible en el empeño, porque era preciso lograr una edición que estuviese a la altura de un hombre que, en palabras de Umberto Eco, llevó la historieta a la altísima dignidad de madurez y autonomía como género literario.

A continuación, Patricia Zanetti, que acompañó a Hugo Pratt en muchos de sus viajes, realiza una semblanza plagada de anécdotas del autor, en la que explica que se sentía como en su propia casa en cualquier lugar. Quizás por todo lo que había investigado sobre los lugares más diversos; también por su personalidad curiosa, su enorme imaginación, la capacidad de no desilusionarse nunca y la singular empatía con la que se aproximaba a las personas que iba encontrando.

En tercer lugar, Juan Díaz Canales analiza en profundidad el libro. Presenta al Hugo Pratt viajero, dibujante y excelente narrador que, continuando la línea sucesoria de los autores contadores de aventuras como Melville, Stevenson y London, lleva a cabo un recorrido por los Mares del Sur, recreándose en sus archipiélagos, atolones, razas y culturas variopintas que refleja en impactantes dibujos, a la vez que relata sus experiencias personales; conformando de esta manera una obra ambiciosa que le permite realizar un repaso literario, histórico, artístico y geográfico de una zona a la que llegó buscando, o puede que persiguiendo un sueño.

Después ya sólo queda adentrarse en el libro de la mano del creador de Corto Maltés, entender qué le llevo a emprender ese viaje en 1992 y deleitarse con las historias relacionadas con lugares paradisiacos y misteriosos que se hacen cercanos a través de los dibujos y las fotografías que los muestran, así como de los relatos que escribieron sobre ellos, algunos de los cuales dieron origen a películas míticas, Joseph Conrad, Edgar Melville, Jack London, R. L. Stevenson y Somerset Maugham.

Relatos y películas que estimularon aún más la imaginación del dibujante que había conocido de niño, por postales y fotografías, los lejanos paisajes de las islas de los Mares del Sur.

Un viaje que le conduce a la Isla de Pascua, la Rapa Nui de los “moáis”; a Pago Pago, capital de la Samoa Americana en la isla de Tutuila; a Apia, la isla principal de las Samoa, tras las huellas de Stevenson que está enterrado allí en el Monte Vaca; a Nueva Irlanda en las Islas Bismarck, donde Emma Coe, la “reina de los bucaneros”, se construyó una increíble mansión ahora devorada por la selva.

Todos estos viajes rememoran pasados espléndidos; episodios de guerras mundiales, tanto de la primera como de la segunda, amores apasionados, naufragios, revueltas indígenas, travesías peligrosas…, en una palabra, aventuras que Hugo Pratt nos hace llegar enlazando pasado con presente y completando cada uno de los relatos con viñetas protagonizadas por Corto Maltés u otros personajes de los que aparecen en sus historias; fotogramas de películas rodadas en esos parajes; acuarelas, fotografías, dibujos…, de tal modo que podemos considerar a Hugo Pratt, una cita pendiente. Viaje por los Mares del Sur como un libro valioso y hasta inclasificable por lo heterogéneo y extraordinario de su contenido.

Por Mª José Alés

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here