LA AUTOPISTA LINCOLN

0
88

El libro que hoy traigo a Opticks se titula La autopista Lincoln, su autor es Amor Towles y está editado por Salamandra.

Esta es la tercera novela que publica el escritor norteamericano. Las anteriores, Normas de cortesía y Un caballero en Moscú, ambas comentadas en Opticks con una alta valoración por mi parte, supusieron su exitosa entrada en el mundo de la escritura.

He apuntado lo de “alta valoración”, al referirme a las novelas anteriores, porque La autopista Lincoln no me merece tan alta estima.

Es más, incluso, me atrevo a calificar su contenido de “disperso”, ya que ésa fue la sensación que me quedó al terminar  la lectura.

Una sensación a la que se une otra que dificulta de igual modo mi valoración del libro: parece una historia dedicada, sobre todo, al público norteamericano o a personas que conozcan en profundidad el país de origen de Amor Towles.

Personajes, situaciones, paisajes, ambientes, costumbres…, creo poco exportables, poco universales, pese al hilo conductor que pretende ser el libro rojo de Billy, uno de los protagonistas, que habla de Ulises, Simbad o William Shakespeare.

Si Ulises gastó diez años en regresar a Ítaca, el periplo de los principales protagonistas de La autopista Lincoln dura diez días.

Situada en la década de los 50, la narración se inicia con la vuelta de uno de ellos, Emmett, a su granja familiar en Nebraska, tras pasar unos meses en un correccional por la muerte accidental de un joven y pendenciero vecino.

El padre de Emmett acaba de morir, la granja está embargada y él y su hermano de ocho años, Billy, deciden viajar a California por la autopista Lincoln en busca de la madre de ambos que los había abandonado cuando Billy era un bebé.

El viaje lo harán en un destartalado Studebaquer Land Cruise que Emmet adquirió merced al dinero conseguido mientras trabajaba con un carpintero.

El problema se plantea al presentarse en la casa Woolly y Duchess, compañeros de Emmet en el correccional que se han escapado del mismo.

Woolly pertenece a una acaudalada y prestigiosa familia, pero tiene graves problemas de conducta y ha de tomar medicación. El padre de Duchess es un actor venido a menos que nunca se preocupó de su hijo sino para utilizarlo en beneficio propio.

Amor Towles ha organizado la novela en capítulos alternos con el nombre de estos personajes y de algún otro que va apareciendo. Así conocemos la vida de cada uno y entendemos sus comportamientos respectivos.

Quizá podría calificarse La autopista Lincoln como una novela de iniciación porque Emmett, Woolly, Duchess y Sally, una chica amiga del primero, son jóvenes y tienen un propósito de futuro.

También un relato de viajes en automóvil y en ferrocarril como polizontes; y, por supuesto, una novela de aventuras que el autor sitúa en gran parte en la ciudad de Nueva York.

El problema es que son demasiadas las situaciones a analizar, demasiados los personajes y demasiadas las aventuras.

Por todo ello es por lo que califico de “disperso” el contenido de La autopista Lincoln.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here