LIBROS E IDEOLOGÍA

0
984

Mirando hacia atrás, he de reconocer que, a lo largo de toda mi vida, los libros han desempeñado un papel determinante. La primera novela que leí con nueve años en casa de mi hermano fue La cabaña del tío Tom, escrita por la abolicionista norteamericana Harriet Beecher Stowe. No sé si la entendería entonces, hace tiempo de eso, pero debió de impresionarme mucho, ya que viene de antiguo la idea de estudiar pedagogía y convertirme en adalid de los marginados. Luego te quedas a medio camino, o al inicio; la realidad manda sobre los sueños.

Aun así, sigo confiando en la fuerza liberadora de la cultura. A los esclavos les impedían aprender a leer, les mataban por ello.

Es cierto que las ideologías totalitarias han basado gran parte de su propaganda en la necesidad de educar a la población. La educación soviética de Octavi Fullat, una de las obras de Pedagogía que guardo desde el año 1972 en que fue publicada, analiza los diferentes sistemas educativos que buscaron cambiar completamente la sociedad heredada del zarismo. Desde la magnificación del trabajo colectivo, que convierten en fuerza liberadora; la no presencia de la religión, opio del pueblo; la valoración de las enseñanzas técnicas por encima de las humanísticas, la idea del hombre nuevo, etc. Con base más doctrinal y manipuladora, podíamos citar El libro rojo de Mao o la Formación del espíritu nacional franquista.

A veces pienso que también el nefasto sistema educativo que padecemos lo diseño un astuto Gran Hermano, con el propósito de idiotizar al mayor número posible de personas. Si a esto añadimos la influencia de una televisión abominable y del fútbol como deporte de masas, los resultados, previsibles, traen consigo el fácil manejo de millones de seres humanos.

Pero, a pesar de todo, a pesar de los que planearon un futuro atado y bien atado, la historia nos demuestra que las capacidades de los seres humanos, la inteligencia, el genio, la creación, el ansia de ser libre, de llegar más allá de corsés y barreras es superior a toda ideología. Atrás quedó La educación soviética, La Revolución Cultural china, la Formación del espíritu nacional franquista y quedará la desastrosa LOGSE.

Lo aventuraba Octavi Fullat, al terminar su libro con esta reflexión sobre los jóvenes: “Los gritos y desgarros, a veces incoherentes, de no poca juventud son protestas del hombre contra los poderes mostrencos que quieren acabar con él”.

Miremos a nuestro alrededor. Hay esperanza.

Una esperanza que recogen de manera admirable dos obras actuales, en las que los libros juegan un importante papel.

La primera, publicada en el año 2007, se titula La ladrona de libros, su autor, un joven australiano, Markus Zusak, utiliza a la Muerte como narradora para contarnos, por medio de ella, la historia de una niña, Liesel, en la Alemania nazi.

La segunda, también de un autor muy lejano, el chino Dai Sijie, es un poco anterior. Se publicó en el año 2001 y se llama Balzad y la joven costurera china. Los protagonistas aquí son dos jóvenes, enviados a un centro de reeducación en las montañas, durante la dictadura comunista de Mao Zedong.

En un caso y en otro, podemos considerar estas obras como un canto a la libertad, al poder liberador de la lectura y una demostración de que las dictaduras de cualquier signo, con el paso del tiempo, aunque dejen detrás un rastro de amargura y dolor, terminan convertidas, gracias al genio de la persona humana y su capacidad para sobreponerse al infortunio, en argumentos de nuevas creaciones literarias.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here