LA LEYENDA DE LA PEREGRINA

0
84

“La frivolidad es la sal de la vida. Pero, sobre todo, lo que al duque le interesaba, y ahora también a mí, es ahondar en la siempre sorprendente y contradictoria naturaleza humana. Al fin y al cabo, es ella, con sus grandes miserias y sus pequeñas infamias, la que realmente escribe la historia”.

Las palabras anteriores las pronuncia Gabriel de Borbón, hijo de Carlos III y hermano de Carlos IV, mientras está escribiendo sus memorias. Una alusión a dichas memorias, así como otras referencias a la vida y la muerte de este príncipe ilustrado, ocupan un capítulo del libro que hoy traigo a Opticks. Se trata de La leyenda de la Peregrina, está editado por Espasa y su autora es Carmen Posadas.

El duque al que se refiere Gabriel de Borbón es el duque de Saint-Simon, cuyas memorias él pretende imitar.

Quizá ésa era la intención de la autora al escribir este libro, que tiene como argumento central la trayectoria seguida por una perla denominada Peregrina, desde que fue extraída del Caribe panameño allá por el año 1579, hasta ser subastada, tras la muerte de su última propietaria, Elizabeth Taylor, en el año 2011.

El relato de La leyenda de la peregrina se divide en trece partes, cada una con un título referente al contenido. Los protagonistas son personajes reales, por ejemplo: los reyes de España y sus familias a partir de Felipe II, Goya o Elizabeth Taylor; e imaginarios: el esclavo que encuentra la perla, los distintos servidores de los reyes, personas que habitan en su entorno, etc. Los personajes imaginarios contribuyen a urdir la trama y aportan el matiz novelesco a una historia que sin ellos, y dada la exhaustiva investigación que ha debido realizar Carmen Posadas para escribirla, podría calificarse de ensayo.

Con habilidad y excelente técnica narrativa, mezclando lo real con la ficción, la escritora nos lleva a conocer la corte de los Austrias, los Borbones y hasta el breve reinado de José Bonaparte, siguiendo siempre los pasos de la famosa perla.

Al tratarse de una joya que lucen, sobre todo, las mujeres, o quizá porque en la época actual lo femenino prevalece, el protagonismo principal a lo largo de la narración recae en las féminas; en el caso de las reinas, no precisamente para bien, sus vidas, con embarazos continuados y muertes prematuras, no resultan demasiado envidiables.  

Aun teniendo en cuenta que “la frivolidad es la sal de la vida” y está presente en todo el relato, Carmen Posadas ahonda en La leyenda de la peregrina en la “siempre sorprendente y contradictoria naturaleza humana”, salvando de su análisis a muy pocos.

Y como la mayoría de las leyendas suelen terminar mal, recuerdo las de Bécquer, tampoco la de la Peregrina tiene un final que puedan considerar feliz los que admiran ese tipo de joyas: nadie sabe dónde está la perla. A excepción, claro, de su actual propietario… o propietaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here