SÓNIECHKA

0
313

Un nuevo libro, también muy breve como el anterior, ciento veintiocho páginas. Esta vez de una escritora rusa que ha debido abandonar Moscú y refugiarse en Berlín, a consecuencia de la represión que el presidente Putin ejerce contra aquellos que en Rusia protestan contra la invasión de Ucrania.

El libro se titula Sóniechka, se publicó en 1992. En 1996 recibió el Premio Medicis que se otorga en Francia a la mejor novela extranjera. En España está editado por Alfaguara. Su autora es Liudmila Ulitskaya, a la que se le otorgó el Premio Formentor de las Letras 2022 el pasado mes de abril.

Por el poderoso aliento narrativo con que registra las más sutiles emociones del alma humana, por la sensibilidad con que cuenta la epopeya de las personas arrojadas al laberinto del mundo, por la delicadeza con que rehabilita la dignidad de los hombres y mujeres sometidos al despótico azar de la desdicha, por la soberbia índole de sus personajes y su ondulante, aguda y deslumbrante conversación… el jurado ha decidido conceder el Premio Formentor de las Letras 2022 a la escritora rusa Liudmila Ulítskaya.

He copiado un fragmento del acta del jurado del Premio Formentor porque en Sóniechka encontramos muchas de las características que los componentes del jurado destacan en las obras de Liudmila Ulitskaya.

Sóniechka, abreviatura familiar de Sonia, era una chica judía poco agraciada que encontró desde muy pequeña su refugio en la lectura. Los libros le absorbían de tal forma, que se trasladaba sin dificultad a los lugares en los que se desarrollaban las tramas imaginadas por los autores. Vivía con intensidad los placeres y las desdichas de cada uno de los personajes, ajena a los hechos que afectaban a su país en los patéticos y estridentes años treinta.

Convertida en una auténtica experta, Sóniechka empieza a trabajar en una biblioteca en la que es feliz, a pesar de la guerra y las muchas privaciones que soporta.

La visita del pintor Robert Víktorovich que ha recorrido Europa, ha vuelto a Rusia ante la extrañeza de sus amigos y ha permanecido cinco años encerrado en un campo de trabajo soviético, hace que la existencia de la joven dé un vuelco total en pocos días.

El pintor, que ha cumplido ya cuarenta y siete años, decide que aquella mujer, cuya luz interior vislumbra mientras hablan de libros, será la esposa cuyas manos frágiles sostendrán su vida extenuada.

La felicidad conyugal de dos seres unidos por sus conocimientos literarios, que comparten maravillados, y sus carencias afectivas, está por encima del desmantelamiento de la sociedad rusa tradicional y el miedo, la represión y la falta de libertad que trae consigo el comunismo.

Todo cambia cuando nace su hija Tania. Sóniechka abandona sin pesar alguno el mundo de los libros para centrarse, con idéntico entusiasmo con el que se entregaba a la lectura, en su familia y en las labores de la casa. A Robert el cambio no le preocupa, se siente amado y atendido.

Tania crece desarrollando una personalidad muy diferente a la acomodaticia de su madre. Muestra poco interés por los estudios, pero tiene muchos amigos que admiran su manera de ser que no admite normas ni restricciones, ya que nunca las ha conocido

Sóniechka, ama de casa a tiempo completo, entiende que poco puede hacer para cambiar la actitud de su hija. Se refugia una vez más en su mundo doméstico. Está contenta porque las dotes artísticas de su marido, al que admira con veneración casi religiosa, empiezan a ser valoradas en la Unión de Artistas.

La llegada a la casa de una compañera de clase de Tania, Yasia, una polaca menuda de dieciocho años con el cutis tan fino como un huevo recién puesto que había crecido en un orfelinato, modifica de un modo inesperado la convivencia familiar.

Poderoso aliento narrativo, registro de las más sutiles emociones del alma humana, sensibilidad con que cuenta la epopeya de las personas arrojadas al laberinto del mundo, delicadeza con que rehabilita la dignidad de los hombres y mujeres sometidos al despótico azar de la desdicha, soberbia índole de sus personajes y ondulante, aguda y deslumbrante conversación.

Todo lo anterior y mucho más condensado en sólo ciento veintiocho páginas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here