Carolina Otero & The Someone Elses

0
103

 

Por Octavio Ferrero

Fue en Valencia donde coincidimos en persona. Allí, durante la presentación de un libro, Carolina me pasó éste CD, «Benidorm». También allí nos emplazamos a un nuevo lugar en el que poder profundizar más sobre «Benidorm», y aquí está el resultado:

 

‘Benidorm’ es el título del disco que acabas de estrenar, ¿cómo nació este segundo álbum?

Nació de la necesidad de editar un segundo álbum. Aunque no dista tanto de Give Me Your Shoes en fechas (Antártida Records, México, 2011), el primero llevaba bastante tiempo grabado y, desde entonces, tenía muchas canciones nuevas y un sonido de banda ya asentado. Además, es bastante distinto al que menciono (cambio de guitarrista; mayor variedad compositiva con más medios tiempos; otras sensibilidades y temas, etc.).

 

¿Por qué has elegido Benidorm como el lugar donde reunirnos?, ¿qué vamos a encontrar en Benidorm?

La canción número 10, “Benidorm”, da nombre al disco y trata de un desamor que yo quería enterrar en un espacio concreto. En lugar de inventarme un topónimo, vacié uno que ya existía de significados obvios y lo llené de otros. He querido huir de otros emplazamientos habituales en las canciones pop bastante más exóticos pero algo manidos (París, Berlín, Roma, Nueva York…) y construir un lugar a la altura de un Coney Island.

Como dice el estribillo, “bajo el suelo de hormigón/ yacen restos de un amor”. Eso es lo que vamos a encontrar: lo que queda de un amor que fue, al que obviamente ignora la naturaleza (“gaviotas”, “mar”) y la ciudad (“calles”, “rascacielos”).

 

La carátula del cd es preciosa. Son fotografías en blanco y negro de un chico y una chica, que guardan un enorme parecido contigo. ¿Puedes hablarnos de la elección de estas imágenes como presentación de ‘Benidorm’?

La gestación del disco comienza aproximadamente en agosto de 2012, tras la marcha del guitarrista anterior. Sin saber muy bien cuál iba a ser el futuro del proyecto, me puse a pensar muchísimo. Yo quería que el mismo no se derrumbara y comencé mi labor de “levantamiento”. Justo en esos días de verano encontré unas fotos de mis padres, tomadas en El Saler allá por su adolescencia –por cierto, las fotos promocionales y el videoclip se hicieron en ese entorno sin saberlo entonces-. Yo en seguida oí un “click” en mi cabeza: esas fotos en blanco y negro de mis padres me parecieron muy oportunas para el arte del disco. Sobre todo la de mi madre, con el rostro algo triste (quizás simplemente fuera el sol en sus ojos, pues los tiene muy claros), asociados con el título “Benidorm”, con todas las connotaciones que he comentado del lugar en la canción… Me pareció que todo tenía mucho sentido. Además, hay una gran diferencia con el arte del disco anterior y eso me resultaba interesante. La foto de portada de Give Me Your Shoes (del gran Juan Terol) es chulísima y muy colorida; muy distinta a esta propuesta en la que el blanco creo que le  aporta neutralidad al álbum y no adelanta tampoco lo que el público va a oír. Así, no se posiciona en una cierta estética (pop, o rock, o noise pop) según creo y eso, con la variedad del disco, me gustaba.

Para acabar, es un homenaje familiar, por qué no decirlo.

 

La mayoría de los trece temas que conforman ‘Benidorm’ están interpretados en inglés, aunque también cantas en castellano y en valenciano. Eres licenciada en filología inglesa y debes disfrutar con este melange de idiomas, ¿crees que hay canciones que piden un idioma?, por la cadencia, el énfasis, el tono, la textura de la propio idioma…

Como dices, disfruto mucho de ese “mélange”. De hecho, me inquieta cuando se sugiere a un cantante español X -que canta en inglés-  que se pase al castellano, como si hubiera una obligación moral de ir o regresar a una lengua. Pero me inquieta como algo muy personal: no quiero desdeñar materiales. En este caso, hay dos canciones que parten de poemas en castellano, “El Huésped” (basado en un texto de Luci Romero) y “Celebración” (incluido en mi libro Anunciado en televisión, Lekunberri, 2012). Es curioso que  el tema “Benidorm” surgió primero en inglés y luego hice una adaptación a mi lengua materna. No sé muy bien cómo funcionará esto en los entresijos de mi mente; supongo que, sencillamente, me gusta probar cosas nuevas (y esto incluye cantar en otros idiomas). Quería que Benidorm fuera muy diferente a Give Me Yor Shoes y, en mi cabeza, había artistas muy a tener en cuenta que pasan de una lengua a otra naturalmente, como la desaparecida Lhasa de Sela. Con ella tengo en común que uso los idiomas de mis canciones en mi vida cotidiana, es decir, de manera vehicular; o, mejor a la inversa, como empleo diariamente ciertos idiomas, luego estos se llevan naturalmente a las canciones. Supongo que eso naturaliza esos cambios que “a priori” el público o la crítica no pudiera entender. Para terminar, los dúos que hay en el disco los realizo en el idioma habitual de mi compañeros de canción.

 

En el disco cuentas con muchas colaboraciones, entre otras las de artistas como Manolo Tarancón o Soledad Vélez, ¿acudieron rápido a tu llamada?, ¿qué tal la experiencia?

Los colaboradores se han portado excepcionalmente porque no solo dijeron “sí” con rapidez sino que, en general, han sido muy altruistas y, según creo, han disfrutado. Fue genial compartir con ellos el estudio de grabación de Dani Cardona; beber vino con ellos; hacernos fotos… Además de los que mencionas quisiera añadir a Quique Ruiz (teclados), Sr. Correcto (guitarras), John Martinez, Mr. Perfumme, Micalet Landete (con cada uno hago un duetto),  Gilberto Aubán e Isabel Castro, quienes participan coralmente en “Celebración”. Aunque no llegara a tener transcendencia, los dúos me hacían muchísima ilusión y, salvando las distancias enormes, quería tener mi “Death Is Not The End” particular (hablando de “Celebración”).

 

Carolina Otero & The Someone Elses no es el único proyecto musical en el que te has embarcado. Háblanos de tu carrera musical en la actualidad, ¿Siguen en marcha proyectos como Lülla?

Lülla sigue en activo plenamente, de hecho planeamos grabar nuestro tercer disco tras Fiesta  (2009) y Fall In Love With Yourself Because I Love You No More (2012), los dos con Malatesta Records. Seguimos con nuestro afán de investigación sonora.

Además, tengo un tercer proyecto con Quique Ruiz (Niña Mala/ Naima) y la cellista Carolina Garlarza (Niña Mala) que, precisamente, estrenamos esta primavera: Decó. En cuanto a las letras, este proyecto parte de poemas míos en su totalidad y, musicalmente, escapa a lo que estoy acostumbrada a hacer (no es formación clásica de grupo rock, como se puede ver en la instrumentación de base).

 

Además de la música tienes una carrera literaria muy positiva como escritora y poeta, (en lo que a Opticks respecta, hace poco participaste en el libro “Relatos Ilustrados Opticks” con un relato ilustrado por Laura Castelló y tendremos el placer de publicar en el próximo número de Opticks Magazine alguna de tus poesías) ¿cómo compaginas estas inquietudes?, ¿crees que se complementan? ¿Cuánta música hay en tu poesía y cuánta poesía en tu música?

Compagino la poesía y la música como puedo pues, profesionalmente, me dedico a la enseñanza de Lengua y literatura (destaco “profesionalmente” porque es lo que me alimenta). La docencia me gusta; sobre todo es estupendo estar en contacto directo con otras generaciones cada vez más jóvenes (¡glups!); a uno le mantiene fresco y con los pies en la tierra, aprendiendo continuamente. No obstante, me interesa muchísimo la creación: partir de la soledad  y de la nada para levantar una obra y, al contrario, comenzar desde las sinergias que proporciona el trabajo en grupo.

Luego, la poesía y la música siempre van muy unidas como sabes. La lírica popular española (como la mayoría) nació para ser cantada y, al final, así está sucediendo con muchos de mis textos que primero fueron editados en libro.

Además, hay mucha música en mis poemas, ya que,  aunque no empleo estrofas clásicas en general, sí utilizo recursos propios del ritmo como la rima interna (que me gusta pensar me viene de Gil de Biedma), la anáfora, el paralelismo y, en general, la repetición. Supongo que, al contrario, en mis canciones hay recursos que se asocian normalmente con la poesía: el lenguaje figurado como la metáfora y la imagen, aunque siempre desde una visión popular en pro de la sencillez que creo requiere la literatura oral.

 

Publicación : 29 de abril de 2013

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here